martes, 8 de marzo de 2016

Cuando escuchas una historia y esta te cautiva, es como si te hablara. Este tebeo responde a una experiencia de este tipo la cual viví escuchando en radio una antigua leyenda sobre la piedra grial que coronaba la frente de Lucifer.


La historia, me dijo: “Dame forma de comic. Aprovéchalo y Disfruta”. Así lo hice. La aventura estaba servida y aún hoy continúa.
Había que documentarse, empaparse y vivir de primera mano la narración, lugares y todo aquello que aparecía y tomaba forma en esta historia. Así que lo primero fue contactar con aquellos que divulgaron esta leyenda en la radio. Julio y Gonzalo, integrantes de OTO, viven con pasión el mostrar el Toledo mágico y oculto a todo aquel que tiene el interés y la curiosidad por conocer un Toledo diferente al turístico, un Toledo esotérico pero real.
Toledo, un epicentro de esa historia oculta y mágica que no figura en los libros de historia, ya que todas esas vivencias sólo se muestran al visitante únicamente si el interesado está a priori abierto a todo ello.
A mi amigo Juan Meco le pareció una idea estupenda y sus fotos en aquellos lugares de la ciudad y alrededores suponen encuadres reales para muchas viñetas de este comic formado por dos entregas.
Así que sólo había que dejarse llevar, abrirse a todo ese flujo que te cuenta, que te hace sentir, consiguiendo que lo vivas.


Este sentir enraíza con el verdadero misterio del Grial. Una inicial apertura no es mas que una liberación de todas nuestras capas, que como si de una cebolla se tratara, nos han impedido ver quienes somos realmente, pero a la vez nos han permitido vivir unas experiencias clave en nuestra evolución. El Grial no es mas que aquello externo (objeto material) que ha simbolizado todo esto y que ha servido para que el ser humano pueda conocerse a sí mismo. Cuando llega a darse cuenta, surge una sonrisa, por que toda esta(s) vida(s) tiene(n) un punto de gracia importante, incluidas las eternas luchas, disputas, rencores, violencias, sufrimientos y traiciones causadas por creer ciegamente que todo este secreto vive en dicho objeto griálico externo.


Si. La propia aventura de este cómic ha tenido y tiene ese sentido transformador. Aquel Jose Antonio que escuchó aquella leyenda por radio no es el mismo que ahora escribe estas líneas y tampoco será el mismo dentro de unos minutos… La evolución es imparable.
Bien es cierto que se ralentiza cuando se cree… o bien cuando permitimos que esas creencias nos invadan.
Pero cuando ya no se cree en nada, cuando ya no se espera nada, cuando ya no hay ninguna meta ni objetivo… tan sólo vivir el aquí y ahora, te das cuenta de que ya no hay ni bien ni mal, ni blanco ni negro y que todo eso es eso… TODO.

 ¡Y que divertido!, no sólo disfrutar dibujando esta interesante historia, sino también conocer ese Toledo mágico donde la legendaria Mesa de Salomón quizá se paseara por sus entrañas o quizá incluso todavía permanezca allí…
Como digo, la aventura está servida, y, quizá para mas de uno que lea este tebeo despierte esa curiosidad y ya esté pensando en hacer una visita a cierta tierra de lobos…

¡Que lo disfrutéis!